Pornografía y pandemia ¿relacionados con la violencia contra las mujeres?

COMPARTIR:

Una de las consecuencias de la aparición del coronavirus en nuestras vidas es, no lo niegue, el crecimiento exponencial del consumo de porno...

Una de las consecuencias de la aparición del coronavirus en nuestras vidas es, no lo niegue, el crecimiento exponencial del consumo de pornografía, sobre todo en los jóvenes, que ahora disponen de todas las facilidades y herramientas para poder acceder a él en el momento que quieran y a la hora que quieran. Obviamente este fenómeno también ha generado un incremento de la investigación científica centrada en las posibles consecuencias de estos materiales.

Por todos es sabido que los dispositivos con acceso a internet y las redes sociales han propiciado la explosiva difusión del porno. Según los expertos, el primer contacto, habitualmente accidental, con la pornografía no es raro que ocurra a la temprana edad de 8 años. El lanzamiento de los teléfonos inteligentes, contra aquellos enormes teléfonos Android de hace ya más de una década, ha supuesto un cambio importantísimo en el acceso y consumo de pornografía.

Y para que no empecemos con problemas, acusaciones, malas interpretaciones y otras vainas, allí le van los datos: más de la mitad de los adolescentes (el 54,1%) cree que la pornografía les puede dar ideas para sus propias experiencias sexuales, y al 54,9% le gustaría poner en práctica lo que ha visto, según los resultados de la encuesta el pasado septiembre de 2020 por la organización Save the Children. El informe, titulado (Des)información sexual: pornografía y adolescencia, y hecho a partir de una encuesta a jóvenes entre 13 y 17 años, revela además que el 62,5% ha tenido acceso a los contenidos de este tipo alguna vez en su vida. En el caso de los varones ha sido de forma mayoritaria, sonde el 87,5% ha visto pornografía alguna vez en su vida, pero también llega a un porcentaje alto de las mujeres, que representan el 38,9%. La encuesta llama la atención sobre el hecho de que siete de cada diez adolescentes consumen la pornografía de forma frecuente. Además, el 30% de los jóvenes reconoce que la pornografía es su principal fuente de aprendizaje, y poco más de la mitad (el 53,4%), confesó que tuvo su primer contacto con algún contenido sexual explícito entre los 6 y los 12 años.

Que los niños y adolescentes accedan a estos contenidos tiene consecuencias en su educación. No se trata simplemente de que puedan ver imágenes prohibidas o tabú, sino que la evidente inmadurez que a esas edades aún se tiene los lleva a deformar actitudes, a entender las relaciones sexuales de una manera totalmente desfigurada y alejada de la realidad.

A partir de los 13 años el contacto con el porno ya no es accidental. Tenemos que entender que la curiosidad que sienten los adolescentes es inevitable, y estos contenidos les ayudan a encontrar respuestas. Lo preocupante es que además les dan pautas para el comportamiento que supuestamente deben seguir en algo en lo que carecen totalmente de experiencia. La ausencia de referentes o modelos que acompañen a los jóvenes en este proceso, que nos guste o no forma parte de su educación, empeora aún más la situación.

Gran parte de los estudios han evaluado exclusivamente las consecuencias en los consumidores adultos. Probablemente, el hecho de que justamente la población más vulnerable a este tipo de contenidos sea la menos estudiada se deba, entre otros aspectos, a limitaciones éticas y prácticas, y a una cierta negligencia por parte de los formadores, que no quieren creer que niños y adolescentes acceden a estos contenidos.

Se ha observado que los más jóvenes copian las conductas sexuales que visualizan en los materiales sexualmente explícitos y los consideran una potente herramienta de educación sexual.

El 25 de noviembre se conmemora cada año el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Mientras la sociedad está aparentemente trabajando en atajar esta lacra, la gran mayoría de las películas porno muestran cada vez más frecuentemente una imagen de la mujer totalmente degradada: mujeres usadas como mercancía, cosificadas, al servicio del hombre, o de los hombres, en plural, porque tampoco es raro que aparezcan escenas de sexo en grupo, y por supuesto violencia, mucha violencia. De acuerdo a la investigadora española Eva Bailén Fernández, no se puede elaborar un concepto de las relaciones sexuales sano si la única educación, si podemos llamarla así, a la que tienen acceso los jóvenes es esta. Por eso es tan importante no perder de vista que el consumo de porno puede entrañar un riesgo añadido y es el de el aumento de la violencia contra las mujeres.

Y los datos avalan esta preocupación. El 20,2% de los adolescentes, según el informe de Save the Children, no son capaces de decir qué tipo de acciones presentes en la pornografía atentan contra la integridad física de una persona durante un acto sexual.

Consecuencias negativas

Aunque algún autor se ha centrado en las posibles consecuencias positivas derivadas del uso de pornografía en los jóvenes, la realidad científica evidencia un incremento exponencial de investigaciones que evalúan la asociación entre el uso de pornografía y múltiples consecuencias negativas.

Respecto a las conductas sexuales, se ha observado que aquellos jóvenes que consumen pornografía presentan una mayor probabilidad de llevar a cabo sexo esporádico, sexo con amigos o sexo oral y/o anal. También refieren un mayor deseo sexual, mayor número de encuentros sexuales, múltiples parejas sexuales y una iniciación sexual más temprana, en comparación con aquellos adolescentes que no consumen pornografía.

Sin embargo, cabe destacar que otros autores no han observado efectos direccionales claros entre el uso de pornografía y el comportamiento sexual de los adolescentes, por lo que se trataría de una asociación controvertida.

En cuanto a las conductas sexuales de riesgo, algunos autores subrayan que existe una clara asociación entre la exposición a la pornografía y las relaciones sexuales sin preservativo en los adolescentes. Sin embargo, otros estudios encuentran esta asociación en población adulta, pero no en el caso de los menores.

¿Más conductas sexuales agresivas?

Diversos estudios sugieren que los jóvenes que ven pornografía violenta podría presentar más conductas sexuales agresivas y una mayor aceptación de la violencia en el noviazgo, aunque se requiere de más evidencia empírica para poder obtener resultados concluyentes.

Como factores que predisponen una mayor probabilidad de consumo de pornografía y de su frecuencia, se ha encontrado la mayor impulsividad, el uso de alcohol y otras sustancias en el año previo, una menor vinculación emocional con los progenitores, alteraciones en el funcionamiento familiar y la violencia familiar.

Los adolescentes que han sido víctimas de violencia familiar presentan una mayor tendencia a consumir pornografía, y especialmente de contenido violento. Aunque algunos autores no han podido evidenciar una asociación clara entre el uso de pornografía y alteraciones en el bienestar psicológico, otros destacan que aquellos adolescentes que consumen pornografía presentan una mayor probabilidad de referir sintomatología depresiva y/o ansiosa, de reportar obesidad y de usar tabaco, alcohol y otras sustancias. No se encontrado asociación con las disfunciones sexuales en adolescentes, aunque sí en adultos.

Uso problemático

Existe cada vez más evidencia empírica que muestra una clara asociación entre el uso de pornografía y el uso problemático de pornografía. Aquellos adolescentes que consumen pornografía con más frecuencia presentan una mayor probabilidad de acabar reportando uso problemático de pornografía con consecuencias negativas para su vida sexual, sus relaciones personales y su bienestar, y es más probable que refieran sintomatología depresiva y un mayor interés sexual.

Los adolescentes que consumen pornografía de manera regular presentan una mayor propensión a mostrar actitudes de género negativas, y cuando perciben los materiales pornográficos como una herramienta de educación sexual muestran una mayor tendencia a percibir el sexo como un mero instrumento para la gratificación sexual.

Mientras que el ciberespacio se ha convertido en un caldo de cultivo para la pornografía, la familia y los centros educativos han perdido protagonismo en cuanto a la educación sexual de los adolescentes. Solo el 32% de los encuestados se informa sobre la sexualidad en su casa y el 26%, en los colegios.

La asociación entre el uso de pornografía y el incremento de la violencia contra las mujeres es, sin duda, un tema de mucha polémica. Esta falta de consenso evidencia la clara necesidad de disponer de más investigaciones longitudinales en esta línea que permitan llegar a conclusiones más sólidas sobre el posible impacto que los materiales sexualmente explícitos pueden tener sobre los más jóvenes y qué variables pueden ser mediadoras para que la pornografía tenga esos efectos perniciosos o no.

La libertad de cada uno de nosotros siempre debe ser un valor que está fuera de discusión. Cada quien ve lo que quiere ver y usa lo que más le gusta y convenga para el disfrute de su sexualidad. Pero lo cierto es que, de nueva cuenta, el rol protagónico de los padres de familia en todos los aspectos educativos de sus hijos debe ser retomado, reforzado y hasta re aprendido para poder enseñar a nuestros niños y jóvenes a entender las diferencias entre la realidad y la fantasía, entre la libertad y el abuso, entre los derechos propios y los ajenos, entre lo que es el amor y lo que es el egoísmo y, con mayor énfasis, la diferencia entre el respeto a las leyes y lo que es ya un claro y abierto delito. Nos toca a los padres hacer que esas personitas sepan diferenciar entre lo que es placer, al que tienen derecho, y lo que es delinquir, que al final los llevará a la cárcel si no entienden sus alcances y consecuencias.

FUTBOL SOCCER$type=grid$rm=0$sn=0$count=3$va=0

BEISBOL$type=sticky$rm=0$sn=0$count=3$va=0

Nombre

Atletismo,5,Automovilismo,3,Basquetbol,5,Beisbol,30,Boxeo,4,Ciclismo,1,Ciencia,37,Deportes,24,Entretenimiento,19,Estados,27,Finanzas,29,Futbol europeo,57,Futbol Latinoamericano,33,Futbol mexicano,44,Golf,1,Indignante,57,Internacional,150,Latinoamérica,36,Loco y divertido,11,Nacional,137,Natación,1,NFL,7,Opinión,8,Podcast,14,Reportajes,14,Salud,44,Tecnología,25,Tenis,18,Video,10,
ltr
item
elReporteroDigital.com: Pornografía y pandemia ¿relacionados con la violencia contra las mujeres?
Pornografía y pandemia ¿relacionados con la violencia contra las mujeres?
https://1.bp.blogspot.com/-w6kGQXZB1r4/YGfJMfRkaMI/AAAAAAABZU0/ENl2imY6d1ohePRAHl7lsPGB11Un85gaACLcBGAsYHQ/s320/000.png
https://1.bp.blogspot.com/-w6kGQXZB1r4/YGfJMfRkaMI/AAAAAAABZU0/ENl2imY6d1ohePRAHl7lsPGB11Un85gaACLcBGAsYHQ/s72-c/000.png
elReporteroDigital.com
https://www.elreporterodigital.com/2021/04/pornografia-y-pandemia-relacionados-con.html
https://www.elreporterodigital.com/
https://www.elreporterodigital.com/
https://www.elreporterodigital.com/2021/04/pornografia-y-pandemia-relacionados-con.html
true
3726466355862375021
UTF-8
Todas las notas cargadas No se encontraron notas VER TODO Leer más Responder Cancelar respuesta Borrar Por Inicio PÁGINAS NOTAS Ver todo TE RECOMIENDO ETIQUETA ARCHIVO SEARCH TODAS LAS NOTAS Ninguna nota coincide con tu búsqueda Regresar Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr Mayo May Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic hace un minuto $$1$$ minutes ago hace una hora $$1$$ hours ago Ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago hace más de 5 semanas Seguidores Síguenos PARA VER ESTE CONTENIDO PREMIUM SIGUE LAS INSTRUCCIONES: PASO 1: Comparte esta nota en cualquiera de estas redes sociales PASO 2: Haz click en el vínculo que compartiste en esa red social Copiar todo el código Seleccionar todo el código Todos los códigos se copiaron en tu portapapeles No se pueden copiar los códigos / textos, por favor usa [CTRL]+[C] (o CMD+C en Mac) para copiar